la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Tu bañador de este verano tiene que ser enterizo ¡y personalizado!

Aunque la primavera esté en su cúspide, el verano da pasos cada vez más grandes para alcanzarnos. La velocidad con la que pasa el tiempo es casi la misma con la que las tendencias nacen y mueren. Solo algunas logran permanecer y mantenerse a pesar de que le demos la vuelta al sol.

Algunas otras, vuelven después de varias décadas para hacernos saber que, así como dominaron una época, pueden hacer lo mismo con esta era. Tal es el caso de los trajes de baño enterizos y los bodies. Estos últimos se convirtieron en una pieza básica durante todo el 2016. No había tienda de fast fashion que no lo tuviera ni fanática de la moda que no lo quisiera.

Durante el verano 2016 el body se convirtió en la nueva camiseta. Todos los patrones, modelos, tamaños y texturas caminaron sobre el asfalto. Llegada la temporada otoño/invierno no les quedó más que esconderse.

Muchas marcas intentaron practicar RCP con la tendencia e incluirla en el furor que hubo con el terciopelo. El frío no dejó que se popularizara tanto, pero el body, junto a su nuevo/viejo compañero: el traje de baño enterizo, esperó que las temperaturas subieran para reaparecer como si nunca se hubiese ido.

Si en los años 90 estas dos piezas –una la reina de la playa y la otra del asfalto- se inmortalizaron y convirtieron a muchas modelos en iconos de la época, en este 2017 prometen tachar de “it girl” a toda aquella fashionista que se atreva a utilizarla.

¿Un plus? ¡El traje baño personalizado!

Más allá de las tendencias y de llevar lo mismo que todas las personas que coincidan con tus gustos está tu toque, tu estilo, tu sello diferenciador. ¿Cómo lo logras en un body o un bañador enterizo? ¡Poniéndole tu nombre!

La marca italiana Calzedonia se ha valido de esta alternativa para comercializar un nuevo servicio a través de su página web. Se trata de hacer que tu traje de baño lleve tu nombre, o la frase que prefieras por un pequeño costo adicional.

No obstante, ya podemos imaginar que ésta será una opción que tiene todo lo necesario para comercializarse de manera rápida y llegar hasta las marcas más pequeñas, esas accesibles a todo el mundo. La democratización de la moda actúa más rápido de lo que imaginamos y no es malo. El único problema es que hay que saber distinguir entre un plagio y la inspiración.

*

Fotografías: vogue.es

ImprimirCorreo electrónico