la romantica FM para exclusiva

 

Banner Landscape 2

Prestigio y pasión detrás del ron

A propósito de la presentación del Calendario 2018 del Hotel Tamanaco, esta vez dedicado a los rones venezolanos, en exclusiva quisimos recordar uno de los trabajos dedicados al licor más emblemático de Venezuela.

Para recorrer el año 2018, el Hotel Tamanaco ha establecido desde hace casi dos décadas, la tradición de obsequiar un almanaque que ya se ha convertido en un objeto de colección muy anhelado por sus amigos y asociados. En los últimos años, la inspiración ha sido justamente las especialidades venezolanas como el chocolate, los juguetes tradicionales, los paisajes, entre otras maravillas de nuestro gentilicio.

En esta oportunidad, Rosanna Di Turi y Pedro Quintero fueron los encargados de investigar y dar forma a este exquisito regalo corporativo, convertido en tradición, en el cual se viaja durante los doce meses del año a través de la historia y las características de esta bebida tan propia de nuestra región.

Hace algunos años, en nuestra revista exclusiva tuvimos la oportunidad de entrevistar al maestro ronero Luis Figueroa, y nos reveló interesantes secretos de su oficio, tan vigentes hoy como cuando conversamos por primera vez con este pionero de los procesos de destilación.

Más de 20 años de experiencia y responsabilidades en casi todas las áreas inherentes a la industria ronera, le dan la autoridad para comentar y darnos su visión sobre el tema.

“Lo fundamental de una bebida es lo que expresa y el ron habla de la caña de azúcar, del papelón, del alfeñique, del guarapo, de lo dulce, pero también nos recuerda la madera, las notas de vainilla, del café, del chocolate, de frutos secos entre otros. El ron representa alegría. El ron expresa festejo y ello lo vemos desde su bautizo ya que su nombre proviene del arcaico anglicismo rumbullion que significaba gran alboroto”. Luis Figueroa

¿Cuáles son las cualidades que debe poseer un ron para ser considerado excelente?

“Desde el punto de vista del consumidor lógicamente es que le guste y que se adapte a su estilo de consumo. Esto último es válido dado que no hay un solo tipo de ron, sino que los hay  ligeros que se diseñan para la mezcla, estructurados para combinaciones más complejas o para paladearlos solos o los  rones de carácter y personalidad muy definida que no aceptan mezcla alguna y que se toman en copa balón al calor de las manos. Desde el punto de vista del Maestro Ronero un ron excelente es aquel que además de brindar la alegría a quien lo consume, es elaborado siguiendo los cuatro pasos fundamentales y necesarios para hacer un buen ron: usar la mejor caña de azúcar y el agua más pura en su proceso; lograr  destilados limpios y de alta  riqueza sensorial; seleccionar las mejores barricas y definir el tiempo de maduración adecuado, y por último lograr la mezcla ideal. Todo ello se presenta finalmente en un líquido que se expresa en una sola palabra: armonía”.

¿Qué características identifican al ron venezolano de otros de la cuenca del Caribe y de otras zonas de Latinoamérica?

“En primer lugar sus materias primas: melazas o mieles de caña del más alto contenido de azúcar del mundo, lo que es sinónimo de alcoholes limpios que muestran claramente las huellas de la materia prima que le origina. Agua limpia y pura que permite ser un medio de dilución de la melaza sin aportar ni olores ni sabores.

En segundo lugar la geografía venezolana. Somos un país caribeño, amazónico, atlántico, andino y ecuatorial. Esta confluencia geografía única nos permite tener mieles de caña de alta riqueza en azúcar lo que es excelente para el proceso de elaboración de ron. Pero por otra parte esta geografía determina un clima, en términos de temperatura y humedad, que hacen que el envejecimiento del ron sea uno de los más intensos del mundo, lo que permite alcanzar una calidad sensorial singular.

Por último el arte de mezclar que se fundamenta en la experticia de los Maestros Roneros venezolanos, la cual es reconocida desde finales del siglo XIX y que se ha transmitido de generación a generación; ello hace de las mezcla de rones una paleta sensorial fantástica”.

¿En nuestro país se puede hablar de una “cultura del ron”?

“Si. Desde el siglo XIX nuestros rones son elaborados con una altísima calidad y ello ha sido premiado desde esos años reiteradamente. Hay por otra parte una tradición y modo de vida en referencia al cultivo de la caña en zonas agrícolas por excelencia dedicadas a ese rubro, específicamente Lara, Yaracuy y Portuguesa donde se siembra cerca de 80% de la caña de azúcar del país. En esa zona se concentra igualmente más de 80% de la producción del alcohol de caña hecho en Venezuela. También podemos decir que es una bebida reconocida por muchos como la bebida nacional y a ello debemos agregar que es uno de los tres productos nacionales que ostentan una Denominación de Origen Controlado en el país. Sin duda alguna el ron es un elemento fundamental en la cultura venezolana. Si hay que llevar un regalo a un amigo fuera de Venezuela el ron es una de las primeras opciones que valoramos”. 

“En Venezuela, por ley, para llamar una bebida ron, debe pasar por lo menos dos años envejeciendo en barrica de roble, de allí toma su color oro que a más edad sube sus tonos, y la Denominación de Origen estipula que nuestro ron debe ser elaborado con melaza de caña de azúcar venezolana”
 

Fotos: Cortesía

ImprimirCorreo electrónico